Catrina vuelve a desfilar por las calles de México

Después de un año de pausa debido a la pandemia de Covid-19, los desfiles del Día de Muertos pudieron llevarse a cabo, aunque un día antes de lo que marca la tradición, el 1 y el 2 de noviembre. A pesar de este adelanto organizativo, la celebración de la más famosa de las tradiciones mexicanas  contó con numerosos participantes que no quisieron perderse una de sus fiestas más populares cuyos orígenes se remontan a la época prehispánica.

Centenares de personas maquilladas y disfrazadas saludaban desde sus carros alegóricos a los ciudadanos y paseantes que encontraban a  su paso por las calles del D.F. Por supuesto no faltaron las calaveras, uno de los elementos más presentes en la tradición del Día de Muertos, y muchos se vistieron de Catrina, la calavera elegante que creó el ilustrador José Guadalupe Posada a principios del pasado siglo.

La particular relación de los mexicanos con la muerte hace que festejen a los que se fueron preparando altares en casa con todo aquello que al difunto le gustaba en vida para que lo encuentre cuando va a visitarlos ese día. Además no pueden faltar en los altares la flor de cempasúchil, una hermosa y perfumada especie de color amarillo. Su nombre deriva de la lengua náhuatl (Cempohualxochitl), significa “veinte flores” o “varias flores” y tiene la misión de guiar a las almas hacia los altares.

_____________________

Yolanda Sabaté

(Créditos de imágen: Pixabay y Pixabay)

Per la lezione

Prosegui la lettura

Commenti

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *